mortalidad en las guardias los fines de semana estaría relacionada con la condición del paciente
No es la falta de personal o la reducción de recursos la causa del aumento de la mortalidad.

La mortalidad en los servicios de emergencia de los hospitales es mayor cuando la admisión se da durante los fines de semana en lugar de los días de semana, pero a diferencia de lo que se supone, la razón se halla en las diferencias en el nivel de gravedad de los pacientes al llegar a la guardia, en lugar de a la reducción de la dotación de personal o de los servicios del hospital.

Así lo sugiere el estudio “Mortality risks associated with emergency admissions during weekends and public holidays: an analysis of electronic health records” (The Lancet, 390 (10089), Página: 62 – 72, 2017), elaborado por la Universidad de Oxford, los hospitales universitarios de Oxford y la Universidad de Sussex, entre otros organismos.

Se ha prestado una gran atención, médica y pública, al llamado efecto de fin de semana, a saber, que los pacientes hospitalizados en el fin de semana tienen una mayor mortalidad que los pacientes admitidos durante la semana.

Aunque el riesgo de exceso de mortalidad asociado con la admisión de fin de semana parece claro, los mecanismos causales subyacentes no lo son. Se supone que muchos hospitales tienen menos personal y recursos los fines de semana que los días laborables, lo que afecta la atención al paciente.

La admisión hospitalaria de fin de semana se asocia con un aumento de la mortalidad, pero las contribuciones de la severidad de la enfermedad y el tiempo de admisión siguen siendo inexploradas.

Para profundizar sobre esa cuestión, se analizaron las admisiones de emergencia no seleccionadas a cuatro hospitales del Servicio Nacional de Salud de la Universidad de Oxford en el Reino Unido desde el 1 de enero de 2006 al 31 de diciembre de 2014. El resultado primario fue la muerte dentro de los 30 días de admisión (dentro o fuera del hospital) midiendo el tiempo desde la admisión. La exposición primaria fue el día de la semana de admisión.

También se ajustaron los factores de confusión múltiples, incluyendo datos demográficos, comorbilidades y características de admisión, incorporando la no linealidad e interacciones. A continuación, los modelos se tomaron en consideración del efecto del ajuste para 15 resultados de hematología y bioquímica comunes o proxies para la carga de trabajo hospitalario.

Se analizaron 257.596 personas, que sufrieron 503.938 admisiones de emergencia. El 4,7% (18.313) de los pacientes ingresados durante la semana y el 5,1% (6070) de los ingresados en fin de semana murieron dentro de los 30 días (p <0,0001). 9347 personas sufrieron 9707 admisiones en días festivos. El 5,8% murieron dentro de los 30 días (p <0,0001 vs día de la semana). Los resultados de las pruebas de hematología y bioquímica de rutina fueron altamente prognósticos para la mortalidad.

En 271.465 (53,9%) de los ingresos con datos completos, el ajuste para los resultados de las pruebas de laboratorio explicó el 33% (95% IC 21 a 70) del exceso de mortalidad asociado con la admisión de emergencia los sábados en comparación con los miércoles, 52% durante los domingos y 87% los días festivos después del ajuste para las características estándar del paciente. El exceso de mortalidad se limitó predominantemente a admisiones entre las 11 y las 15 horas (p para interaction = 0,04).
Ninguna medida de la carga de trabajo hospitalaria se asoció independientemente con la mortalidad.

El ajuste para los resultados de las pruebas de rutina redujo sustancialmente el exceso de mortalidad asociado con la admisión de emergencia durante los fines de semana y los días festivos. El ajuste para los factores del nivel del paciente que no están disponibles en nuestro estudio podría reducir aún más el exceso de mortalidad residual, particularmente cuando éste se agrupaba alrededor del mediodía los fines de semana. La carga de trabajo hospitalaria no se asoció con la mortalidad.

Por lo tanto, la conclusión del estudio es que el efecto del fin de semana se deriva de las diferencias en el nivel de gravedad de los pacientes en el momento de la admisión, en lugar de a la reducción de la dotación de personal o de los servicios del hospital.

Share